Vivir Con Propósito

   

 Erase una vez en la Edad Media cientos de obreros trabajando para levantar la catedral de Chartres en Francia. Los canteros daban allí mismo forma a cada piedra para luego ser elevadas con gran esfuerzo a su lugar de destino. Era un día de verano muy caluroso y el trabajo se hacía aún más duro y las obras más lentas.

Un viajero que pasaba por allí se acercó para buscar una sombra y de paso conversó con un obrero.

-¿Qué está haciendo usted, buen hombre?

-Pues ya lo ve, picando esta enorme piedra bajo este sol infernal y así un día tras otro, un mes tras otro, una año tras otro.

Mientras descansaba al viajero le llamó la atención otro obrero quien sudaba profusamente, pero aún así le quedaba ánimo para silbar. Y volvió a hacer la misma pegunta, pero para su sorpresa la respuesta fue completamente distinta.

-¿Qué está haciendo usted, buen hombre?

-¡Estoy construyendo una catedral!

Con esta historia podemos distinguir como nuestra percepción de la realidad influye en que nuestra vida sea completamente burda o sagrada.

Si mi visión es amplia y conecto mi hacer con un propósito elevado, entonces mi vida tiene sentido y eso me ayuda a sobrellevar los momentos duros y difíciles. Pero si mi visión es angosta y solo percibo mis esfuerzos del minuto, entonces me resiento, me frustro, y sufro.

Los guardianes de la Sabiduría reconocen que es más efectivo cambiar la percepción de la realidad que la realidad misma. Cada uno tiene el poder interno de cambiar la perspectiva desde la cual ve o interactúa con la realidad externa, pero no siempre tiene el poder para cambiar el orden de las cosas.

Te invitamos a reflexionar cómo es tu relación con tu trabajo o con tus esfuerzos y quehaceres de cada día. Puedes darle más sentido a lo que haces? Puedes conectar tu hacer con un propósito más trascendental? Tal vez reenfocar tus esfuerzos para hacer un bien a la sociedad?

Si tu respuesta es “no” a todas estas preguntas, es posible que debas reevaluar cómo y dónde inviertes tus energías.

Anuncios

“Porque yo he dejado de existir, solo tú estás aquí”

  
El “cambio” comprende peligros, pero también contiene el potencial para que algo nuevo —y mejor— nazca.

En la dirección Oeste de la Rueda Medicinal ®, llegamos a un entendimiento del ciclo de destrucción y renacimiento que es parte del orden natural del Universo. Comprendemos a un nivel profundo que ese caos creativo puede conducirnos a mayor armonía y equilibrio.

Una vez que encaramos nuestro miedo, que experimentamos la sensación de pérdida y desesperación en cada hueso de nuestro cuerpo, y que dejamos de negarlo o huir del mismo, el miedo se disipa. Entonces podemos sumergirnos con gran libertad en el caos de la creación, la sopa primordial desde la cual surge una nueva vida. No se trata de meter con cautela un dedo del pie en la piscina: la inmersión total es la única manera de iniciaciarse completamente hacia un nuevo ser y una nueva manera de percibir. Al permitirnos vivir el verdadero terror por lo desconocido, podemos soltar la seguridad de la orilla y zambullirnos en aguas desconocidas, conscientes de los riesgos, pero entusiasmados por las posibilidades.

Muchos de nosotros dudamos de entregarnos totalmente a amar a otro porque tenemos miedo de luego perder a ese ser querido. A mis veintitantos, después de sufrir lo que he llamado la ruptura crónica del corazón, me prometí no volver a involucrarme en una relación íntima de amor y compromiso. El dolor de haber perdido a la persona de quien estaba tan profundamente apegado, era demasiado grande para soportarlo. Y luego, después de un par de años emocionalmente estériles, me dí cuenta de lo inútil que era mi voto. El amor no tiene garantías.

Un día, después de leer un poema de Rumi, decidí enfrentar mi miedo. Rumi dijo a su ser amado: “Porque yo he dejado de existir, solo tú estás aquí” Esto era todo lo contrario de lo que yo había buscado en todas mis relaciones anteriores; mi mantra había sido: “Porque tu has dejado de existir, sólo yo estoy aquí “. Poco a poco empecé a entender, tal como lo entendió Rumi, que en realidad todo amor en el fondo es un anhelo por el Espíritu — por el verdadero Amado — y que mi miedo más profundo no era perder a mi pareja, sino el nunca encontrarme a mí mismo.*

Que encuentres al amor y al Espíritu.

Con mucho amor,

  ALBERTO VILLOLDO, Ph.D.

Elegir y Actuar con Certeza

  
Tomar decisiones es algo habitual en nuestras vidas… El día a día nos llena de posibilidades, y nosotros debemos elegir lo que en aquel momento nos parece adecuado. Sin embargo, es común que frente a un abanico de opciones tengamos que escoger solo una de ellas… Y si no lo hacemos con certeza, entonces nos quedamos contemplando que hubiera pasado si hubiésemos tomado otra decisión.

Cuando elegimos un camino y nos quedamos pensando en otras posibilidades, la fuerza de nuestra elección inicial se disipa y pierde energía tal como si un río con un gran caudal de pronto se divide en varios canales de agua. Si bien, cada canal pudiera llegar al océano en algún momento, su velocidad y fuerza será mucho menor que si siguiera un sólo camino.

Esto mismo sucede cuando uno escoge la opción A y al mismo tiempo comienza a pensar en un plan B, C, D, etc. Por ejemplo: “voy a emparejarme con esta persona por ahora, pero si aparece alguien mejor entonces la dejo, y si esa persona no se ajusta mi vida entonces llegará otra…” o “voy a entrar a estudiar esta carrera y si me arrepiento me cambio a esta otra, o por último me caso con alguien con mucho dinero que me mantenga…”. A esto se le llama escoger dejando abierta las puertas traseras.

Los chamanes de alto nivel saben que para tener éxito en sus acciones deben poner toda su intención y fuerza en esa dirección, y que tener puertas traseras conduce al boicot y al fracaso de la decisión inicial.

Es así que el verdadero chamán practica la CERTEZA comprometiéndose completamente con el camino escogido y no sucumbiendo al miedo y a la duda que invitan a abrir puertas traseras.

En la Rueda Medicinal ® te enseñamos a llevar esta práctica a tu vida; te guiamos para que puedas alinearte con tu destino más luminoso y crear las estrategias para caminarlo con certeza.

Vivir aún después de Morir

  
Todos vamos a morir. Cuándo y cómo dejaremos nuestro cuerpo físico? Eso no lo sabemos con certeza.

En nuestra sociedad moderna no se habla de la muerte con soltura; es un tema que se evita como si fuera una enfermedad.

Imagina que te anuncian que te quedan veinticuatro horas de vida. El Espíritu ha venido a golpear tu puerta para llevarte a tu próximo estado. Se acabó! Tu paso por esta vida llega a su fin…

Estás listo para dar ese gran salto? Tienes asuntos pendientes, temas no resueltos, o apegos obstinados? 

El chamán no teme a su muerte, la busca y la convierte en su aliada. Se entrega a ella para que le enseñe y le recuerde sobre el verdadero sentido de la vida. Ella le aconseja que se desapegue del pasado y que este completamente despierto a las oportunidades del momento presente.

El chamán practica su muerte, no una vez sino varias. Se despide de sus seres queridos y no tiene “te quiero” o “perdóname” pendientes. Está livianito sin deudas y sin remordimientos.

Así al morir el chamán da el gran salto, sin mirar para atrás, sin perder energía. Como un gran acto de poder, cruza el portal por completo hacia la luz más pura, sin quedarse atrapado en los bardos intermedios.

En la clase del Este de la Rueda Medicinal aprendemos a morir, a salir vivos de esta vida, y aprendemos también a ayudar a otros a hacer su transición conscientemente.
Aho!

 

Se héroe en tus historias, recupera tu poder personal

  
Habitualmente nos identificamos con aquello que decimos de nosotros mismos. A la hora de una presentación personal, solemos apegarnos a un personaje que hemos creado a partir de nuestras experiencias de vida. 

La interpretación de nuestras historias tiene tanto poder en nuestra mente que llega a somatizarse en el cuerpo físico. Si nuestro cuento da vida a aquella persona maltratada sucesivamente, o a quien busca justicia desde la ira, o a quien cree poseer la verdad rotunda y quiere imponerla a otros, terminamos con una postura física que impregna aquel personaje e incluso lo muestra en el modo de hablar y caminar.

Nuestra psiquis entiende que “es” ese personaje -madre, abuelo, hija, pareja, artista, político, sanador, etc- y nos define desde ese rol. En consecuencia, coartamos nuestra capacidad infinita de crear y de ser más allá de nuestras máscaras personales. 
Mientras más nos identificamos con una máscara o personaje, más nos proyectamos así al mundo y más creamos situaciones que nos validan. Entramos en un círculo vicioso. 

Siendo autores de una nueva historia.

Para tomar los regalos y el poder creativo de nuestras vidas, es necesario reflexionar como estos personajes nos llevan a una o más de las tres grandes fuerzas arquetípicas que nos desempoderan: víctima, victimario/a y salvador/a. 

Toda película de Hollywood está basada en estos tres roles porque con ellos se construye un drama.

Si queremos vivir de manera creativa y libre de drama debemos examinar como en nuestras narraciones caemos en una de estas tres fuerzas y en vez debemos comenzar a contar nuestra historia desde otra perspectiva: la del héroe. 

Ya no soy quien ha sido abandonado en las relaciones amorosas, o quien tuvo que luchar duramente para subsistir, sino que me convierto en quien tuvo la fuerza y el valor para vencer la adversidad y quien se atrevió a vivir de manera distinta a los demás.

Los chamanes saben que no somos nuestra historia y que lo vivido nos da la oportunidad de cultivar sabiduría y medicina para continuar con nuestro viaje épico llamado vida.

En la dirección Sur de la Rueda Medicinal, aprendes a soltar tus viejas historias limitantes para reinventarte y recuperar tu poder personal.

 

Un tiempo para soñar con valentía

AlbertoVilloldo-loscuatrocaminosVivimos en una época de gran agitación. La violencia, la guerra, el hambre, la codicia, la enfermedad, la corrupción y el fraude están muy extendidos y siempre presentes.

En pocas palabras, nuestro mundo se ha convertido en un lugar no agradable.

Las noticias diarias nos confrontan con una visión del mundo que nos cuesta aceptar. Tampoco debemos hacerlo.

Es precisamente en tiempos de agitación y de cambio que se nos da la oportunidad de marcar la diferencia en el mundo – para mejorar la calidad de la conciencia humana.

La tarea del chamán moderno es ver y crear belleza donde otros solo ven fealdad; tener el coraje para concebir lo posible y no confabularnos con lo probable. Este es el momento para traer sanidad y un nuevo sueño al planeta tierra.

Tenemos que soñar con los ojos abiertos, reconociendo nuestro poder para co-crear nuestro mundo, y nunca permitir que nuestro poder personal escape de nosotros, haciendo que nuestros sueños se conviertan en pesadillas.

Por mucho que podamos sentir que nos hemos convertido en las víctimas de una realidad aterradora, la elección es nuestra. Vamos a drenarnos de todas las historias negativas para que no se convierten en nuestra realidad cotidiana. A medida que practicamos la belleza con todas las personas que nos encontramos, cambiamos nuestro compromiso, y en lugar de optar por el sufrimiento, creamos un espacio sagrado donde los regalos son evidentes y están disponibles. Somos Co-creadores de nuestra realidad, ya no mas víctimas.

Nuestra misión es transformar el mundo, ser sanadores a tiempo. Si sientes el llamado, ven y únete a nosotros en la Escuela del Cuerpo de Luz; Si ya eres un sanador, lleva sanación a tu comunidad. Con urgencia, con pasión.

No existe un mejor momento que ahora.

Con Amor y luz,
Alberto Villoldo, PhD