Vivir Con Propósito

   

 Erase una vez en la Edad Media cientos de obreros trabajando para levantar la catedral de Chartres en Francia. Los canteros daban allí mismo forma a cada piedra para luego ser elevadas con gran esfuerzo a su lugar de destino. Era un día de verano muy caluroso y el trabajo se hacía aún más duro y las obras más lentas.

Un viajero que pasaba por allí se acercó para buscar una sombra y de paso conversó con un obrero.

-¿Qué está haciendo usted, buen hombre?

-Pues ya lo ve, picando esta enorme piedra bajo este sol infernal y así un día tras otro, un mes tras otro, una año tras otro.

Mientras descansaba al viajero le llamó la atención otro obrero quien sudaba profusamente, pero aún así le quedaba ánimo para silbar. Y volvió a hacer la misma pegunta, pero para su sorpresa la respuesta fue completamente distinta.

-¿Qué está haciendo usted, buen hombre?

-¡Estoy construyendo una catedral!

Con esta historia podemos distinguir como nuestra percepción de la realidad influye en que nuestra vida sea completamente burda o sagrada.

Si mi visión es amplia y conecto mi hacer con un propósito elevado, entonces mi vida tiene sentido y eso me ayuda a sobrellevar los momentos duros y difíciles. Pero si mi visión es angosta y solo percibo mis esfuerzos del minuto, entonces me resiento, me frustro, y sufro.

Los guardianes de la Sabiduría reconocen que es más efectivo cambiar la percepción de la realidad que la realidad misma. Cada uno tiene el poder interno de cambiar la perspectiva desde la cual ve o interactúa con la realidad externa, pero no siempre tiene el poder para cambiar el orden de las cosas.

Te invitamos a reflexionar cómo es tu relación con tu trabajo o con tus esfuerzos y quehaceres de cada día. Puedes darle más sentido a lo que haces? Puedes conectar tu hacer con un propósito más trascendental? Tal vez reenfocar tus esfuerzos para hacer un bien a la sociedad?

Si tu respuesta es “no” a todas estas preguntas, es posible que debas reevaluar cómo y dónde inviertes tus energías.

Anuncios

Vivir aún después de Morir

  
Todos vamos a morir. Cuándo y cómo dejaremos nuestro cuerpo físico? Eso no lo sabemos con certeza.

En nuestra sociedad moderna no se habla de la muerte con soltura; es un tema que se evita como si fuera una enfermedad.

Imagina que te anuncian que te quedan veinticuatro horas de vida. El Espíritu ha venido a golpear tu puerta para llevarte a tu próximo estado. Se acabó! Tu paso por esta vida llega a su fin…

Estás listo para dar ese gran salto? Tienes asuntos pendientes, temas no resueltos, o apegos obstinados? 

El chamán no teme a su muerte, la busca y la convierte en su aliada. Se entrega a ella para que le enseñe y le recuerde sobre el verdadero sentido de la vida. Ella le aconseja que se desapegue del pasado y que este completamente despierto a las oportunidades del momento presente.

El chamán practica su muerte, no una vez sino varias. Se despide de sus seres queridos y no tiene “te quiero” o “perdóname” pendientes. Está livianito sin deudas y sin remordimientos.

Así al morir el chamán da el gran salto, sin mirar para atrás, sin perder energía. Como un gran acto de poder, cruza el portal por completo hacia la luz más pura, sin quedarse atrapado en los bardos intermedios.

En la clase del Este de la Rueda Medicinal aprendemos a morir, a salir vivos de esta vida, y aprendemos también a ayudar a otros a hacer su transición conscientemente.
Aho!

 

Se héroe en tus historias, recupera tu poder personal

  
Habitualmente nos identificamos con aquello que decimos de nosotros mismos. A la hora de una presentación personal, solemos apegarnos a un personaje que hemos creado a partir de nuestras experiencias de vida. 

La interpretación de nuestras historias tiene tanto poder en nuestra mente que llega a somatizarse en el cuerpo físico. Si nuestro cuento da vida a aquella persona maltratada sucesivamente, o a quien busca justicia desde la ira, o a quien cree poseer la verdad rotunda y quiere imponerla a otros, terminamos con una postura física que impregna aquel personaje e incluso lo muestra en el modo de hablar y caminar.

Nuestra psiquis entiende que “es” ese personaje -madre, abuelo, hija, pareja, artista, político, sanador, etc- y nos define desde ese rol. En consecuencia, coartamos nuestra capacidad infinita de crear y de ser más allá de nuestras máscaras personales. 
Mientras más nos identificamos con una máscara o personaje, más nos proyectamos así al mundo y más creamos situaciones que nos validan. Entramos en un círculo vicioso. 

Siendo autores de una nueva historia.

Para tomar los regalos y el poder creativo de nuestras vidas, es necesario reflexionar como estos personajes nos llevan a una o más de las tres grandes fuerzas arquetípicas que nos desempoderan: víctima, victimario/a y salvador/a. 

Toda película de Hollywood está basada en estos tres roles porque con ellos se construye un drama.

Si queremos vivir de manera creativa y libre de drama debemos examinar como en nuestras narraciones caemos en una de estas tres fuerzas y en vez debemos comenzar a contar nuestra historia desde otra perspectiva: la del héroe. 

Ya no soy quien ha sido abandonado en las relaciones amorosas, o quien tuvo que luchar duramente para subsistir, sino que me convierto en quien tuvo la fuerza y el valor para vencer la adversidad y quien se atrevió a vivir de manera distinta a los demás.

Los chamanes saben que no somos nuestra historia y que lo vivido nos da la oportunidad de cultivar sabiduría y medicina para continuar con nuestro viaje épico llamado vida.

En la dirección Sur de la Rueda Medicinal, aprendes a soltar tus viejas historias limitantes para reinventarte y recuperar tu poder personal.

 

¿Qué tienen en común el estrés y un jaguar sobre un árbol?

d3ad8fbe-cdfa-4878-b313-6c93167ccd22Cuando vivimos una situación estresante nuestro cerebro estimula la producción de hormonas, principalmente cortisol y adrenalina, para la supervivencia a corto plazo. El hipotálamo y la hipófisis mandan señales a las glándulas suprarrenales para que liberen estas hormonas y nos preparen para la “lucha o huida”.

El cortisol modifica el metabolismo para liberar grandes cantidades de glucosa en la sangre, es decir, energía extra. Para esto se dejan de lado importantes funciones inmunológicas, de digestión, y crecimiento.

La adrenalina aumenta el ritmo cardíaco y de respiración, estrecha vasos sanguíneos, aumenta la velocidad con que circula la sangre y dilata los bronquios, aumentando así la entrada de oxígeno al cuerpo. También disminuye la irrigación sanguínea cerca de la piel y del sistema digestivo para aumentar la energía disponible en los músculos.

Este maravilloso recurso de nuestro sistema nos puede salvar la vida en una situación de peligro, pero si se mantiene activado a mediano o largo plazo nos puede costar muy caro con consecuencias tan graves como cardiopatías, insomnio, diabetes, depresión, y pérdida de la memoria.

El problema está en que este es un mecanismo de alimentación hacia delante, es decir, mientras más cortisol y adrenalina se liberan, más señales de peligro percibimos y mientras más señales de peligro, más se producen las mismas hormonas.

¿Cómo se termina este círculo vicioso?

Para los chamanes de la selva amazónica esta situación es semejante a cuando un jaguar se asusta y se sube a un árbol y luego no quiere bajar hasta que se siente a salvo.

Estos chamanes saben que para desacoplar el mecanismo de lucha o huida en una persona, ésta tiene que sentirse visceralmente segura. No basta con decirle a su mente que el peligro ya ha pasado, sino que tiene que vivenciar esa seguridad.

En la clase del Sur de la Rueda Medicinal aprendes los procesos chamánicos para “bajar al jaguar del árbol” y para vivir en un mundo seguro que te apoya.

Reflexiones de Solsticio

sols-lccEs muy curioso que en una época donde la tecnología nos sorprende, donde los avances en la ciencia suponen un estado evolutivo de la mente humana, y donde la historia oficial insiste en dejar al hombre moderno en un sitial de superioridad con respecto a las demás culturas existentes (del presente y del pasado) no se entienda bien a nivel popular cuáles son los ciclos solares-terrestres y qué influencia tienen sobre nosotros.

Esto deja en evidencia que vivimos en un mundo híper conectado con la artificialidad y muy desconectado con la realidad.  Esta es la que nos rige inevitablemente, como lo son el planeta en el que vivimos y el sol que nos alumbra.

Aún no entendemos la magnitud de lo que significa comprender los ciclos del sol. Y cómo, aunque realicemos grandes cambios a nivel espiritual en nuestras vidas, si no danzamos con el sol y la tierra dentro de su propio baile, seguiremos con las mismas problemáticas humanas que hemos tenido hasta ahora, un poco más felices, quizás, pero desconectados de lo real.

El sol está evolucionando y nosotros como raza terrestre debemos aprender a evolucionar con él, como lo hacen las demás especies. Y estamos haciendo todo lo contrario, lo evitamos, nos protegemos, vamos desfasados con sus ciclos cuando creemos que el solsticio de verano es el inicio de la estación.

Como humanos debemos ser realistas y la realidad no es la aceptación de la vida moderna y sus experiencias, la realidad está en los ciclos de la Tierra, en los ciclos del Sol, en el movimiento de las estrellas, en las fluctuaciones de la Luna y las mareas.

La realidad nos está golpeando duro porque no estamos en ella, y es tiempo de retornar. Es tiempo de tomar el solsticio de verano como lo que es. Hay que evitar el encierro, el estrés, la luz artificial, el mall, la oficina, la presión de las fiestas de fin de año y el drama emocional,  y salir al sol a tomar su energía, descansar, respirar su luz, relajarse e iluminarse.

Las vacaciones deben ser ahora, en el ascenso del sol hacia el cénit, no después.

El solsticio de verano nos da la oportunidad de tomar al máximo la energía solar que enciende nuestras potencialidades y carga nuestra batería humana a su límite…pero… ¿tenemos el envase preparado para eso?

Es necesario sanar, reajustar y re direccionar el envase humano: nuestro cuerpo, nuestras emociones y nuestra mente, para el futuro que se nos presenta.

Y es necesario comprender en profundidad donde estamos parados, cuales son los ciclos del lugar que habitamos, nuestra tierra, continente, nuestro planeta, nuestro sistema solar.
Estas son las bases para el salto evolutivo que la vida nos exige, este cambio paradigmático que tanto anunciaron las culturas ancestrales.

Hemos buscado la iluminación y como cultura hemos adoptado formas y modos de Oriente, religiones de otros lugares y otros tiempos, técnicas y herramientas espirituales, pero no nos hemos sentado a meditar con realismo, con lógica y preguntarnos: ¿de dónde viene la iluminación? Y la respuesta es evidente: el Sol, a quien todas las culturas ancestrales de América le dieron su mayor atención. Entonces… ¿se perderán las potencialidades del Solsticio en el estrés navideño? ¿Esperarán la decadencia de la luz solar para tomar susvacaciones?

Es el tiempo de recuperar la cordura y darnos cuenta en donde estamos y actuar en consecuencia. ¡Es tiempo de iluminarnos! ¡Es tiempo de danzar con la naturaleza y recuperar nuestra esencia original!

Elfa Vanya

Enlace

El Rito del Útero

IMG_0951.JPGHay un linaje de mujeres que se liberó del sufrimiento y que nos está apoyando para que nosotros también nos liberemos del miedo y del dolor.

Hace nueve meses este linaje espiritual le entregó a Marcela Lobos el 13vo Rito del Munay-Ki, el Rito del Útero, para que lo comparta con todas las mujeres posibles y así traer sanación a la vida en la Tierra.

-¿Por qué a mí? preguntó Marcela al recibirlo.
-“Porque tu eres esposa del Dr. Alberto Villoldo quien compartió el Munay-Ki con el mundo occidental, y debe ser una mujer quien lo entregue”, respondió el linaje.

-¿Por qué es el treceavo rito y no el décimo? Volvió a preguntar Marcela.
Porque este es el rito de lo femenino que está íntimamente conectado con los trece ciclos de la luna en un año solar.

A través de la medicina de la selva el linaje tocó el vientre de Marcela impregnándolo de las siguientes palabras: -“El útero no es un lugar para guardar miedo o dolor, el útero es para crear y dar luz a la vida”

-“Ahora debes entregarle este rito a todas las mujeres que puedas para que ellas lo entreguen a todas las mujeres que ellas puedan… y así sanar el útero de las mujeres desde dónde nace la humanidad… y así sanar el útero de la Madre Tierra de dónde nace toda la vida que vive en ella”. Concluyó el linaje.

Luego de nueve meses de gestar en su vientre el rito, Marcela Lobos entregó el Rito del Útero a casi doscientas mujeres en el Instituto Omega en Nueva York, y este fin de semana lo está entregando a doscientas mujeres más en Joshua Tree, California.

Para saber más visita: www.ritodelutero.com

Un tiempo para soñar con valentía

AlbertoVilloldo-loscuatrocaminosVivimos en una época de gran agitación. La violencia, la guerra, el hambre, la codicia, la enfermedad, la corrupción y el fraude están muy extendidos y siempre presentes.

En pocas palabras, nuestro mundo se ha convertido en un lugar no agradable.

Las noticias diarias nos confrontan con una visión del mundo que nos cuesta aceptar. Tampoco debemos hacerlo.

Es precisamente en tiempos de agitación y de cambio que se nos da la oportunidad de marcar la diferencia en el mundo – para mejorar la calidad de la conciencia humana.

La tarea del chamán moderno es ver y crear belleza donde otros solo ven fealdad; tener el coraje para concebir lo posible y no confabularnos con lo probable. Este es el momento para traer sanidad y un nuevo sueño al planeta tierra.

Tenemos que soñar con los ojos abiertos, reconociendo nuestro poder para co-crear nuestro mundo, y nunca permitir que nuestro poder personal escape de nosotros, haciendo que nuestros sueños se conviertan en pesadillas.

Por mucho que podamos sentir que nos hemos convertido en las víctimas de una realidad aterradora, la elección es nuestra. Vamos a drenarnos de todas las historias negativas para que no se convierten en nuestra realidad cotidiana. A medida que practicamos la belleza con todas las personas que nos encontramos, cambiamos nuestro compromiso, y en lugar de optar por el sufrimiento, creamos un espacio sagrado donde los regalos son evidentes y están disponibles. Somos Co-creadores de nuestra realidad, ya no mas víctimas.

Nuestra misión es transformar el mundo, ser sanadores a tiempo. Si sientes el llamado, ven y únete a nosotros en la Escuela del Cuerpo de Luz; Si ya eres un sanador, lleva sanación a tu comunidad. Con urgencia, con pasión.

No existe un mejor momento que ahora.

Con Amor y luz,
Alberto Villoldo, PhD