Vivir Con Propósito

   

 Erase una vez en la Edad Media cientos de obreros trabajando para levantar la catedral de Chartres en Francia. Los canteros daban allí mismo forma a cada piedra para luego ser elevadas con gran esfuerzo a su lugar de destino. Era un día de verano muy caluroso y el trabajo se hacía aún más duro y las obras más lentas.

Un viajero que pasaba por allí se acercó para buscar una sombra y de paso conversó con un obrero.

-¿Qué está haciendo usted, buen hombre?

-Pues ya lo ve, picando esta enorme piedra bajo este sol infernal y así un día tras otro, un mes tras otro, una año tras otro.

Mientras descansaba al viajero le llamó la atención otro obrero quien sudaba profusamente, pero aún así le quedaba ánimo para silbar. Y volvió a hacer la misma pegunta, pero para su sorpresa la respuesta fue completamente distinta.

-¿Qué está haciendo usted, buen hombre?

-¡Estoy construyendo una catedral!

Con esta historia podemos distinguir como nuestra percepción de la realidad influye en que nuestra vida sea completamente burda o sagrada.

Si mi visión es amplia y conecto mi hacer con un propósito elevado, entonces mi vida tiene sentido y eso me ayuda a sobrellevar los momentos duros y difíciles. Pero si mi visión es angosta y solo percibo mis esfuerzos del minuto, entonces me resiento, me frustro, y sufro.

Los guardianes de la Sabiduría reconocen que es más efectivo cambiar la percepción de la realidad que la realidad misma. Cada uno tiene el poder interno de cambiar la perspectiva desde la cual ve o interactúa con la realidad externa, pero no siempre tiene el poder para cambiar el orden de las cosas.

Te invitamos a reflexionar cómo es tu relación con tu trabajo o con tus esfuerzos y quehaceres de cada día. Puedes darle más sentido a lo que haces? Puedes conectar tu hacer con un propósito más trascendental? Tal vez reenfocar tus esfuerzos para hacer un bien a la sociedad?

Si tu respuesta es “no” a todas estas preguntas, es posible que debas reevaluar cómo y dónde inviertes tus energías.

Anuncios

Los regalos y las trampas de las festividades

navidadHay gran frenesí cuando las festividades y el cambio de año se acercan. Entre villancicos existe una sensación de apuro en el aire, además de un incesante stress.

Esta energía de alto octanaje puede tragarnos y escupirnos en el mall (físico o virtual) o en una cena familiar, intentando que todo parezca “perfecto”, como en una foto de revista, o simplemente porque “siempre se ha hecho así en la familia”.

Este año podemos entrar en el mismo patrón, a costa de nuestros nervios, valores, y ahorros, o podemos escoger un enfoque más consciente y nutrir nuestra alma y el espíritu de nuestra familia y comunidad.

Para seguir este camino más profundo, podemos sintonizar con la naturaleza y sus ciclos, dado que tienen un impacto directo en nuestra psique y estados de ánimo.

El 21 de diciembre es solsticio de invierno en el hemisferio norte y solsticio de verano en el hemisferio sur.

En el norte nos estamos acercando al día más corto y la noche más larga de un año después de lo cual celebramos el regreso de la luz.

Encuentra un espacio silencioso para honrar las cualidades transformadoras de la oscuridad y reflexionar sobre los logros y arrepentimientos del año pasado. Después, enciente una luz o haz arder un fuego para quemar aquello que ya no te sirve. Cuando termines, medita con la atención en las llamas y conecta con el anhelo que tu alma tiene para el nuevo año solar, y más allá. Puedes anclar este nuevo inicio agregando un objeto simbólico a tu altar y ofreciendo una oración o canción a la luz y a la primavera que se aproxima.

Como regalo de festividades, invita a tus seres amados a hacer lo mismo cualquiera de estos días.

El el hemisferio sur, quiere decir que nos acercamos al día más largo y la noche más corta del año, después de la cual daremos la bienvenida a la oscuridad del otoño y el invierno, y así al período de la renovación.

Honra al sol, ya que su luz ha permitido que la naturaleza madure y florezca. Date tiempo para reflexionar sobre las maneras en que tu vida ha florecido y nota aquellos aspectos de tu vida que aún permanecen en la sombría oscuridad. Enciende una vela o un fuego sagrado e ilumina esos lugares dentro de ti que necesitas germinar y evolucionar. Haz una reverencia al sol en gratitud por sus rayos y dale la bienvenida a su compañera perfecta, la oscuridad: ábrete al misterio de la noche y su poder transformador ahora que comenzamos nuestro viaje de seis meses hacia la noche más larga.

A modo de regalo, invita a tus seres amados a hacer lo mismo cualquiera de estos días.

¡Bediciones!

Marcela Lobos

Enlace

El Rito del Útero

IMG_0951.JPGHay un linaje de mujeres que se liberó del sufrimiento y que nos está apoyando para que nosotros también nos liberemos del miedo y del dolor.

Hace nueve meses este linaje espiritual le entregó a Marcela Lobos el 13vo Rito del Munay-Ki, el Rito del Útero, para que lo comparta con todas las mujeres posibles y así traer sanación a la vida en la Tierra.

-¿Por qué a mí? preguntó Marcela al recibirlo.
-“Porque tu eres esposa del Dr. Alberto Villoldo quien compartió el Munay-Ki con el mundo occidental, y debe ser una mujer quien lo entregue”, respondió el linaje.

-¿Por qué es el treceavo rito y no el décimo? Volvió a preguntar Marcela.
Porque este es el rito de lo femenino que está íntimamente conectado con los trece ciclos de la luna en un año solar.

A través de la medicina de la selva el linaje tocó el vientre de Marcela impregnándolo de las siguientes palabras: -“El útero no es un lugar para guardar miedo o dolor, el útero es para crear y dar luz a la vida”

-“Ahora debes entregarle este rito a todas las mujeres que puedas para que ellas lo entreguen a todas las mujeres que ellas puedan… y así sanar el útero de las mujeres desde dónde nace la humanidad… y así sanar el útero de la Madre Tierra de dónde nace toda la vida que vive en ella”. Concluyó el linaje.

Luego de nueve meses de gestar en su vientre el rito, Marcela Lobos entregó el Rito del Útero a casi doscientas mujeres en el Instituto Omega en Nueva York, y este fin de semana lo está entregando a doscientas mujeres más en Joshua Tree, California.

Para saber más visita: www.ritodelutero.com